Diario de Iberia – Cap 5

Capitulo 5: Revelación de Paus,

Paus, nuestro compañero Paus, había cambiado mucho desde que llego, recuerdo aun como relamía los venenos cuando lo juntaba en las armas, maldito chiflado, este individuo que se hizo cercano (relativamente) tanto a Lar, como a la comunidad mora de Galicia, resulto que cada vez, se hacia mas cercano a una serie de individuos como eran, Félix, y un sujeto cuyo nombre no recuerdo, estas gente parecían tener un gran miedo a la comunidad mora, ocurrió que tiempo después, no se muy bien como, al parecer nuestro nuevo amigo Rasputin, había tenido una trifurcas con ellos, mato a Paus y me trajo la cabeza de este a mi casa, -“vaya situación”- pensé yo. Según me contó este, Paus no era en realidad el autentico Paus, por lo visto, existió un Paus MonteBlanc, que fue un sanguinario y frío asesino, pero este fue encontrado, condenado y ejecutado hacia ya bastante tiempo, fue encontrado por un inquisidor pero no un inquisidor cualquiera, este era uno de los 13 espías de los inquisidores que trabajaban directamente para el papa, y este inquisidor había sido quien tomo la identidad de Paus, para acercarse a nosotros e intentar indagar en nuestra sociedad, para informar al vaticano de los movimientos en Galicia, según entendí se supone que en Galicia moros, herejes e incluso un clan de asesinos de juntaban allí, tampoco es que fuera muy desencaminado enguanto a moros y herejes, pero al fin y al cabo tampoco era un secreto, pero parece ser que la inquisición tenia bastante abandonado este pueblo donde fundamos nuestra ciudad, y esto le pillo por sorpresa, entonces mandaron a este individuo para que se infiltrara entre nosotros, El supuesto Paus, fue descubierto por un guardia de Segovia, el cual lo denuncio y fue llevado preso, para ser condenado, en ese momento un monje de la inquisición salio en su defensa y el pastel fue descubierto, poco tiempo después, sucedió el acontecimiento con Rasputin, y ahora aquí en mi casa me digo a mi mismo –“vaya situación”- a partir de aquí las cosas empezaron a complicarse cada vez mas, Paus o mejor dicho el espía de la inquisición numero 13 (como indicaba el mango de su arma con el numero en romano XIII) yacía lo que en teoría era muerto, poco tiempo después, se descubrió que Félix era otro de estos espías, pero no me entere muy bien que paso exactamente con este individuo solo se que al tiempo desapareció y que era el numero 12 (XII), con estos dos individuos fuera de escena, la situación parecía que volvería a la normalidad, pero dos nuevas caras aparecieron en escena, y no para traer tranquilidad, una de ella seria Helena, la salvaje, una mujer de dudosa procedencia, que no conocía el idioma, ni las costumbre del lugar, mas animal que persona, esta extraña individua se empezó a juntar, con un extraño individuo que llego también a la zona, Baro, de este tipo no conocí mas que rumores, y alguna que otra coincidencia inoportuna que intentaban evitar a toda costa, los rumores decían que era un pescador llegado a la zona, otros decían que era ni mas ni menos un hombre lobo, y otros decían que era el numero 7 (VII) de los espías de la inquisición, con el tiempo la cosa se apago un poco, Baro seguía manteniendo la que en su día fuera la casa de Rodrigo Mendoza, pero no se le veía el pelo, quien sabe si marcho de viaje o yace escondido por ahí, Helena, ahora va bajo la protección de Ibrahim quien se apiado de ese pobre alma en pena, y parece que poco a poco va superando el miedo, que parece le infundimos los gallegos. La situación durante un tiempo pareció volver a la normal tranquilidad.